Ya basta, Meyl Streep

En un viejo episodio de los Tiny Toons, todos los personajes terminan por algún motivo que ya no recuerdo, trabajando en un lujoso restaurante de Hollywood donde aparecen muchas estrellas como Clint Eastwood, Michael Keaton o Jack Nicholson. En una de las mesas, una aburrida Meryl Streep pide una orden. Luego de lo cual un reflector la ilumina y una voz anuncia con emoción: “la ganadora del premio al mejor pedido en un papel principal”. Luego de lo cual, Meryl Streep recibe, con un sonoro bostezo, un premio más que guarda indolente en su bolso, con los demás.

En serio, ya basta Meryl Streep. Te conozco, te admiro y te quiero como solo lo haría con esas personas a quienes sientes cercanas a pesar de que eres una estrella de Hollywood. Por eso puedo decirte con toda la confianza del mundo que la lección ya está aprendida: Sé que eres una maravillosa actriz, una interprete entusiasmada, entregada, oficiosa, seguidora a pie juntillas del método que hizo de Marlon Brando el actor que fue. Eres hoy la estrella que alguna vez fue en su momento Joan Crawford o Barbara Stanwick, y con toda justicia. Pero últimamente tus gestos son siempre marcados y tu voz se volvió más estentórea para que el espectador más desavisado no deje de prestar atención a tu arrolladora y eficaz actuación. Y es que la actuación hoy en día, incluso para las estrellas tan consolidadas como tú, no debe dejar vestigios de dudas, jamás debe generar ambigüedades en el espectador, siempre debe llevarnos a un solo puerto inamovible e incuestionable. Se olvida Hollywood que la actuación también está formada de gestos mínimos, susurros y silencios que comunican tanto como la exaltación y la histeria; la Meca del cine desecha desde hace un buen tiempo las múltiples lecturas, las interpretaciones variadas y aquellas actuaciones que generan más dudas que certezas.

Por eso no me gustó La Dama de Hierro, película hagiográfica que nos muestra a esa Meryl Streep transformista hasta el exceso. El pesado maquillaje, su impecable acento inglés y sus maneras de Bette Davis le han redituado su decimocuarta nominación al Oscar. Me temo que ella ya dejó de ser la fascinante y convincente mujer que vimos en El francotirador, Manhattan, África mía, Silkwood o en Los puentes de Madison (la mejor de sus actuaciones). Esa actriz ya no existe hoy; los jóvenes solo reconocen a la protagonista de Mamma mia! y El diablo viste a la moda.

Es verdad, Meryl Streep puede virtualmente hacer lo que sea y todo lo que hace lo hace muy bien; y creo que en realidad ese es el problema: Meryl Streep es tan buen actriz, que ya cansa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cine, Noticias y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ya basta, Meyl Streep

  1. Lesly Cubas dijo:

    es cierto que Meryl ya esta muy homenajeada, pero también es cierto que no le sale competencia que de la talla. Y bueno, a mi si me gusto La dama de Hierro y justo hoy queria comprobar si el acento y los movimientos de Margareth Thatcher han sido bien copiados por la actriz y bueno busque en youtube a la original, y para que, la actuacion es bastante fiel. En fin, estamos de acuerdo en que es una gran actriz y al final es cosa de la gente si la conoce solo por mama mia y el Diablo viste a al moda que dicho sea de paso, en su genero, es muy buena pelicula a mi me encanto, y ademas eso habla muy bien de la versatilidad de esta actriz que es muy completa. Pero si pues, deberian pasar más sus anteriores peliculas como Los puentes de Madison y Africa Mía que son extraordinarias

    Me encantan tus articulos estan muy bien hechos y el blog es muy bonito.

    • Gracias por el comentario y por el cumplido, Lesly. Se hace lo que se puede. Bueno, Meryl Streep no conoce sucesoras porque ella aún está vigente, habrá que esperar todavía muchos años para ver, efectivamente, quien está a su altura. Ahora bien, discrepo contigo con lo de La dama de hierro. Yo creo que se trata de una película que sigue todas las reglas del biopic modulado y condescendiente. No estamos ante un retrato en profundidad, tampoco se juega a la provocación; la película solo transcurre por el acogedor y muy correcto camino de la hagiografía. La actuación de Meryl Streep es correcta e irreprochable, pero definitivamente nos hace extrañar a sus mejores y más apasionantes papeles. La dama de hierro es una película que está hecha exclusivamente para el lucimiento de su actriz, imagínate lo que hubiera sido si la hubiera dirigido Oliver Stone, por ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s