¡Feliz Navidad!

Llegaron los días más enajenantes del año. Es la época en donde tu condición humana desaparece (por momentos) para convertirte en un zombi que arrasará con las tiendas por departamentos con el dinero que no tienes, pero que deberás conseguir en los proximos meses si no quieres dejar de ser sujeto de crédito para cuando llegué el Día de la Madre. Tu nivel de estrés aumenta hasta límites siderales y tu cuerpo produce menos endorfina; algo dentro de ti, una emoción que se parece a un imperativo moral, te dice que no quieres jugar de nuevo al Amigo Secreto. Pero no puedes cuestionar ese ritual en el que tu jefe y tus compañeros de trabajo han invierto un gran esfuerzo. Aunque podrías.

No me malentiendan, me encanta la Navidad. De hecho es mi época favorita del año. Es solo que no dejo de compadecerme de las personas que se dejan arrastrar por la vorágine consumista y el mundanal ruido que opaca su esencia espiritual. Ese ruido y furia shakesperiano que nada significa y que es entonado por… Los Toribianitos. Nunca he querido ser parte de la tensión y el estrés que las fiestas decembrinas generan; estados alterados que virtualmente transforma a las personas (lo he visto, créanme) y que cada año aumentan sin remedio. Si el estrés, los Toribianitos y reventar tu tarjeta en Ripley son los elementos del espíritu navideño, pues no me esperen en casa esta Navidad. Bien lo dijo Heduardo Rodríguez en su Facebook: la única forma de que tu Navidad sea espiritual es que estés misio.

Hace unos años, Saturday Night Live presentó este maravilloso y genial video no apto para ojos sensibleros:

Feliz Navidad a todos los lectores de esta humilde bitácora. Feliz Navidad a todos mis amigos, familiares, colegas y alumnos; todos ellos, personas que ocupan un lugar especial y preponderante en mi singular existencia.

Y si tu jefe, el gerente judío que te tocó como amigo secreto, te regala el libro de marketing Usted S.A. que habla sobre cambios de paradigmas y competitividad personal cuando tú esperabas una coqueta lamparita para vela aromática que venden en Casas&Ideas, entonces respira hondo, acércate a él y dile con la mirada más honesta que puedas fingir:

– ¡Feliz Hanuka!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Chistes, Internet, Videos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Feliz Navidad!

  1. Gigi dijo:

    Que buen post!!! Casi casi me leiste la mente, estoy de acuerdo contigo !!! La mayoria se deja llevar por el consumismo.

    • Gracias por el comentario, Gigi. Sí pues, esa es la realidad de estas fiestas y solo nos queda seguir haciendo recordar a todos que el niño que está en el nacimiento no es Papa Noel de chiquito. ¡Feliz Navidad para ti y tu familia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s