¡Paf!

Me avergüenza tener a Alan García de presidente. Siempre fue así. Jamás me convenció como candidato y mucho menos como Jefe de Estado.

Invariablemente he pensado, desde que tengo uso de razón –que fue en su primer gobierno–, que Alan García era uno de esos políticos taimados, manipuladores y mentirosos que gobernaba como un patriarca o como un Luis o como el último emperador. Su desastroso primer gobierno y su posterior apoyo a Fujimori en la campaña de los noventa terminaron por convencerme de su incapacidad moral para dirigir un país. Hoy, a seis meses de acabar su segundo gobierno, todo me molesta de él: su manejo poco transparente del Estado que ha generado tantos actos de corrupción; su control sobre los medios para acallar investigaciones y minimizar denuncias; su negligencia o abierto desinterés frente a los conflictos sociales en el interior y su impericia para delegar funciones a verdaderos incapaces o a simples rufianes en el peor de los casos. Me molesta incluso su forma de hablar engolada, siempre impostada y trabajada y su léxico más bien limitado (jamás sentí que fuera un buen orador). Me molesta además su carácter autoritario, sus maneras y gestos de Gran Benefactor y Salvador que creo deberían estar ya pasadas de moda para un político.

Siempre creí que Alan García representaba mejor que nadie aquello que la política significaba para la mayoría: todos son ladrones, todos son deshonestos y sucios, todos buscan enriquecerse con el poder, etc. Siempre pensé que era un presidente incapaz de llevar a cabo los grandes cambios que el país requiere. En fin, Alan García es un presidente que gobernó –y aún gobierna– el Perú guiado por intereses más bien oscuros y reprochables.

Y por todo eso no me sorprende para nada lo que en el twitter ha pasado a llamarse la #cachetadagate.

No me sorprendió tanto la conducta impulsiva e irreprimible ante un insulto más bien torpe y chusco y sin duda reprochable (dicen que solo la verdad ofende, ¿no?), sino lo que sucedió a lo largo de toda la semana: mutis total por parte de los principales medios, hermetismo absoluto de parte de los políticos de oposición, renuncia de periodistas tras censura, amenazas a la prensa, un presidente del Poder Judicial que parecía estar declarando desde el corral OK, un repentino autoinculpado que destilaba falsedad por los todos los poros y un presidente de la República que con cada declaración diaria se mostraba más embarrado y apocado frente a la trama de mentiras que él mismo había montado y que se desbarataba frente a los testimonios y videos que aparecían a lo largo de las horas. Los psicólogos dicen que el mitómano crea sus propias mentiras para obtener prestigio y ganar el respeto de los demás, pero Alan García desconoce que hoy la Internet puede desmontar sus mentiras con extrema celeridad y dejarlo en el calamitoso estado de la ridiculez.

Una lástima por lo que les toca a algunos medios de comunicación. Una lástima por aquella incapacidad de decir la verdad y no reconocer que el presidente es un ciudadano más. Supongo que el miedo te atenaza y te hace pensar en demasiadas variables por considerar, pero la mentira debía parar. No debemos dejar que esta se institucionalice. Bien por los medios y periodistas, muchos de ellos virtuales, que informaron con precisión e imparcialidad.

Lástima por nosotros, que aprobamos la gestión de alguien que nos miente en forma compulsiva y no cumple a cabalidad su rol de Jefe de Estado.

Espero de todo corazón que Alan García no salga reelegido en el 2016.

Algunos enlaces:

La flamante página web del Diario 16 que informó valientemente la noticia el domingo pasado.

Puedes seguir en el Facebook del Útero de Marita todos los hechos que se sucedieron hora tras hora desde que empezó la #cachetadagate. Ojo a los enlaces, todos muy buenos.

El mismo Marco Sifuentes escribe en su columna de Perú.21 y analiza, mejor que cualquiera, la importancia de la Internet en este escándalo.

También informa con precisión el blog Desde el Tercer Piso, con abundantes datos esclarecedores, más videos y enlaces.

El blog de Heduardo nos matiza toda la información para no deprimirnos (demasiado).

Lean el blog de Raúl Mendoza Cánepa. Un comentario acertado sobre las bravatas de Villa Stein.

La columna de Jorge Bruce en La República es otro interesante y muy lúcido análisis sobre el asunto.

Y por último, el misterioso e hilarante Buda de Nieve con sus videos “intervenidos”, cada cual más genial que el anterior. Este blog es de verdad excelente, se los recomiendo y suscribo cada palabra que dice el autor.

Ell mejor comentario sobre el encubrimiento de Javier Racchumí lo hace, nuevamente, Carlín:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias, Política y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¡Paf!

  1. Luis Fernando Ramirez Galvez dijo:

    El peor de todos los “discipulos” es la Rafaelita Rey Rey.
    Pues es un arrimado Aprista
    Rapidamente se sube al coche ganador

    • Mi tocayo Rey pasará a la historia como uno de los peores ministros que hemos tenido alguna vez; su salida del gobierno terminó siendo penosa y la entrevista que le hizo Rosa María Palacios nos mostró a un ser humano que jamás entenderá que existen otros individuos aparte de él.

      Ahora bien, Luis Fernando, suave con los adjetivos e insultos. Creo que esa debe ser otra lección del episodio de la cachetada, ¿no te parece? Además, conociendo a Rey y su nivel de tolerancia, no creo que tome a bien que duden de su hombría. Mira este video.

  2. Victor dijo:

    El presidente es de profesion abogado, y sabe muy bien que los insultos verbales, no son suficiente razon para cometer ataque fisico, al margen de su titulo, deberiamos iniciar una campana moralizadora y denunciarlo al ministerio publico, para que responda por su ataque , el que evidentemente es fisicamente mas grande y corpulento que el atacado,debe de explicarnos,si su reaccion fue producto de una enfermedad que le produce estas reacciones cuando irresponsablemente no toma su medicina, entonces entenderemos que estamos gobernados por un “gloton” enfermo mental, que es abusivo con los que no son de su tamano, y que no se ha encontrado con alguien que no le teme a un “bufalo” ………. bueno calma, ahora entiendo porque aqui en el Peru, tampoco han escuchado la cancion de Luisito Aguille, Senor Presidente, por favor escuchenla y comentenla y si les parece difundanla…… gracias por leerme.

  3. Pero el cadáver ¡ay! Siguió muriendo dijo:

    Alan García, que puedo decir de Alan García, trujillano yo y joven, atendí a un mitin de Alan García allá por los años 80’s, para la campaña del candidato García, lleno total de la Plaza de Armas de Trujillo con pañuelos blancos incluidos, como bien lo dices, Alan García “taimado” político, nos habló de Vallejo contemporáneo y amigo del Jefe.
    Por ese entonces nadie que se declare estudiante trujillano, podía no haber leído al vate liberteño, García conocedor de ello nos recitó el Poema Masa y luego nos habló de esperanza, nos habló de oportunidad, de cambios en fin nos engatusó como lo ha vuelto a hacer ahora con otros jóvenes.
    Mi primera desilusión viene cuando Alan García apoya a la candidatura de Miriam Pilco Deza a la alcaldía de Trujillo, por ese entonces y a raíz del escándalo de Carlos Lamberg, el APRA tenía una norma que prohibía a todos los abogados apristas a defender a narcotraficantes, Pilco Deza abogada de profesión, era una de las compañeras que por ese entonces defendía activamente a diferentes personas acusadas de narcotráfico con el agravante de que su esposo Eliseo Taboada era fiscal, García conocedor de esto (testigo presencial) escoge ignorar la norma y Pilco sale elegida como alcaldesa de Trujillo.
    Así pues la cosas, veinticinco años mas tarde, poco o casi nada ha cambiado en el APRA, el narcotráfico sigue siendo parte del partido, denuncias hay mil, investigaciones pocas pero muy pocas ¿Y García? Bien gracias.
    Alan García es tan mesiánico que no le importa hacer público sus protervos intereses, en realidad ya no son oscuros, está claro que se cree el enviado de Dios y como tal le asiste el derecho de gobernar al Perú, digamos NO a García que de mal menor no tiene nada y de corrupto tiene demasiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s